ENTREVISTA A CARLOS GONZÁLEZ

SIN NIÑOS LA VIDA ES ABURRIDA

El pediatra, Carlos González, llega a Menorca con todas las entradas vendidas. Más de 600 personas acuden a su charla sobre “autoridad y límites” en la sala multifuncional de Es Mercadal.

– Fotógrafa, Nuri Seguí. Periodista, Ariadna Serna– 12/04/2015 Mahón, Menorca

Llega puntual a la cita, y no estamos solos. Me acompaña la matrona Patricia Pérez,  Núria Coll (y su marido) junto con Leticia Deyà, bloggera de Cositas de Mamis -que también nos acompaña-, son las artífices de que Carlos González, el pediatra más bien valorado en crianza natural, esté aquí entre nosotros. Además de mi marido y mi hija que se suman, haciendo conciliación familiar. La cita es en un restaurante y mientras se pide de comer -el tiempo apremia porque a las 17 horas del sábado 11 de abril comienza su primera charla. Hay otra al día siguiente-, le voy preguntando a la escucha de los comensales allí presentes. Carlos González un hombre alto, desgarbado, de tez blanquecina parecíame ‘el Caballero de la Mano en el Pecho’ de El Greco si no fuera maño de nacimiento, residente en Cataluña, casado con tres hijos. Un varón y dos mujeres. La pequeña ha hecho medicina solo le falta la especialidad, a ver si sigue la estela de su padre. Ácido y mordaz, con cierto humor inglés contesta las preguntas.

IMG_2927

Ariadna Serna.: Me llama la atención que sea un hombre el que defienda la crianza natural, lactancia, alimentación. Y que encuentre feedback más en mujeres que en hombres. Carlos González.: Bueno no sé, tampoco es tan raro. Yo he sido hijo, yo he sido padre. Los hombres también estamos metidos en esto.

A.S.: Los libros está dedicados directamente a las mujeres, a las madres. Pero los padres también vienen a las conferencias, y alguno le habrá preguntado por qué la madre es protagonista absoluta ahora con la igualdad/equidad. C.G.: Para un bebé evidentemente sí. El libro está escrito desde la perspectiva de un padre. Habla al padre y a la madre. Pero bueno me planteé conscientemente el asunto si lo quería hacer políticamente correcto o no. Es decir si iba a fingir que padre y madre se ocupan por igual del niño, pero no es así. Entonces me pareció que fingir que se estaba ocupando el padre cuando era la madre. Era como quitarle a la madre el mérito que tenía, ¡pues no!, es verdad.

A.S.: Estamos en un proceso de cambios, de roles. Por ejemplo comentan que el nuevo anuncio de COCA-COLA 2015 ha sido muy arriesgado en mostrar nuevos modelos de familia. Modelos de familias no tradicionales. Dos papás,… ¿Sus libros irían igualmente enfocados a ellos?. CG.: Si, lo que pasa es que a ver… es que eso siempre es minoritario. Es decir, que no creo que se necesite ir poniendo cada posible circunstancia. Y claro también hay viudos, y viudas. Y también hay gente que vive en casa con una cuñada. El libro está escrito en líneas generales y el lector lo adapta como le parece.

IMG_2949

A.S.: No es un pediatra al uso. Se preocupa más allá de lo académico (lactancia, vacunas, alimentación), ¿le interesa la salud mental (besos, abrazos, …)?. CG.: Si, pero tampoco me siento tan raro en ese sentido. Desde que empecé a estudiar la especialidad vi que muchos pediatras tienen una especial relación con los niños, una especial manera de hablar con ellos. Creo que los pediatras intentan disfrutar con los niños como disfrutan los padres, es decir no te puedes ceñir a auscultarlos y ponerles el termómetro, lo más divertido de tener un niño en la consulta es hacerle cosquillitas y ver cómo se ríe. Es cierto que algunos pediatras no tienen tiempo pues si estás en un consultorio que te meten a 40 o 50 niños pues no se puede, pero yo creo que a casi todos les gustaría si tienen tiempo poderlos disfrutar un poco.

A.S.: Hace paralelismo en Bésame Mucho, animales – seres humanos. Da la impresión que las dos especies ‘en cuestión de crianza’ vamos cogidos de la mano. Nos está diciendo que ¿deberíamos observar más a la naturaleza?. C.G.: No, no es que haga falta copiar. Lo que intento en el libro es comprender, es decir que esas cosas que tu hijo hace y te quieren hacer creer que las hace porque está malcriado, porque es un tirano, porque es un no sé qué o un no sé cuantos, no es así. Por ejemplo cuando ves a un gatito que también lo hace pues te lo tendrías que plantear, ¿no?. Es decir, ¡el gatito está malcriado, el ciervo aquel también está malcriado!, ¿qué pasa es una conspiración universal?, ¡pues no!. Es que los animales son así y el ser humano es también un animal y por supuesto el ser humano tiene cosas como la cultura, como las creencias, como la filosofía pero eso no lo tiene un niño de un año. Entonces cuanto más pequeñitos más son simplemente animales. El puro homosapien biológico, pero con los años de la cultura que le haya tocado vivir.

A.S.: Soy de la opinión de que antes de que tengas un hijo ‘pon un perro para ser mejor padres’. Con este animal de cuatro patas es cómo la previa a tener un hijo: darle amor, educación… ¿Qué le parece esta idea?. C.G.: ¡Hombre! me recuerda que no hace muchos años, recibí uno de esos mensajes graciosos que te envían por internet la gente, y recuerdo que decía qué hacer para prepararse y tener un hijo, y una de las cosas era “cómprese una cabra de tamaño mediano, vaya con ella a un supermercado y pague todo lo que rompa”, [risas].

A.S.: ¿Por qué la lactancia ha dejado de ser normal?. C.G.: A ver el recambio era de esperar. lo raro ha sido que se abandonase la lactancia desde hace… ¿qué tienen los mamíferos? doscientos millones de años, creo. Entonces, que de pronto una cosa se cambiase cuando se venía haciendo doscientos millones de años seguidos eso es lo raro. Eso es lo inexplicable, y era lógico que cambiase. Es decir si no hubiera cambiado de una manera hubiera cambiado de otra, pero habría vuelto a cambiar porque las cosas tienden a su equilibrio natural. No es aquello de que se puede engañar a algunas personas por poco tiempo, pero no se puede engañar a todo el mundo durante mucho tiempo. Era imposible que la lactancia desapareciera por completo.

A.S.: ¿Qué pasa si un niño no gatea, si pasa directamente a andar?. C.G.: Nada. De hecho creo que son un 30% de niños que no gatean. Hay estadísticas. No pasa nada. Unos niños gatean otros no. Lo más frecuente es gatear, lo segundo más frecuente es desplazarse sentado moviendo una pierna. Y luego hay cosas más raras: hay niños que reptan; hay niños que se giran sobre sí mismos; y hay niños que caminan sin haberlo hecho nunca antes, se ponen pum! de pié y caminan.

 

A.S.: ¿Qué opina del programa Supernnay presentado por la psicóloga Rocío Ramos? ella apoya el castigo y la indiferencia. Para no tener pequeños dictadores en casa. C.G.: Solo he visto la versión inglesa. A mis hijos que ya eran adolescentes o más les encantaba porque como siempre iba con el mismo traje decían que era un super héroe [risas. A ver tiene algunas cosas que no me gustaban: usaba un método de dormir a los niños tipo Ferber. Pero tenía varias cosas que me gustaban mucho y en las cuales por desgracia pienso que la gente no se fijaba. A ver de entrada las familias con las que trabajaba la Supernanny inglesa, si eran reales ¡era la ostia! yo no sé hasta qué punto eso era película y televisión. Si aquello era verdad jolín qué problemazos tenían esas familias. Entonces imagino que si vas a una familia así decirles "usted debería amar mucho a su hijos y darle muchos abrazos" te cierra las puertas en las narices, y en cambio ella venía a decir eso pero lo envolvía de una manera que la gente se lo creía. Porque les decía que jamás les pegasen, que jamás les gritasen, que jamás les insultasen, y les humillasen. Les decía que tenían que pasar más tiempo con los niños, que les dedicaran más atención a los niños, todo eso clarísimo. Pero en vez de decirles eso para que el niño se desarrolle sano y feliz y no sé qué... les decía "tú tienes la autoridad, y si te pones a gritar pierdes la autoridad y haces el ridículo, así que para no perder la autoridad lo que tienes que hacer es no gritar nunca, bla, bla, bla..." y al final estaba diciendo lo mismo que decía yo, [sonríe]. Pero se les vendía la moto. Y por otra parte hay que saber que la famosa silla de pensar, originalmente se inventó por los años 50 y se hizo específicamente para evitar los malos tratos, es decir la silla de pensar no sirve y nunca ha servido ni nadie pretende que sirva para que el niño reconsidere que se porte mejor, sirve para ese padre o esa madre que está a punto de pegarle un bofetón apartarse durante tres minutos para que no le pegue y que se calme los padres. Entonces, siempre le digo a la gente que si no tiene intención de pegar al niño, no tienen ninguna necesidad de apartarse tres minutos de él. Lo importante es que salgas tú respires hondo, y vuelvas a entrar más calmado.

IMG_2954

A.S.: El juez de menores en Granada, Emilio Calatayud dice que “los padres no pueden ser colegas, porque de ser así lo hijos serian huérfanos”, ¿le parece así?. C.G.: Bueno si, como frase genérica está muy bien. Me parece correcto en líneas generales. Si, podría ser. Lo que pasa, es tendríamos qué saber cómo se define padre y cómo se define colega. Si es cierto, los padres tienen que hacer una serie de cosas que no tienen porqué hacer un colega. Un colega no te ayuda pase lo que pase cuando tienes problemas, eso son los padres. Un colega no te escucha durante horas cuando tienes problemas, eso son los padres. Un colega está para divertirse un rato. El padre que solo quiera pasar un rato para divertirse un poco y le vengan mal dadas y diga “hoy no quiero salir contigo” y sólo quiere ir al cine, pues no eso solo sería un colega.

A.S.: Con las nuevas tecnologías, los niños que nacen ahora da la impresión que están más estimulados, más informados. ¿Los padres deben de tener cautela?. C.G.: Están hiperestimulados. Por suerte me ha pillado tarde o pronto o cómo se llame, y no sé que habría que hacer ahora. Estamos en una situación delicada. Hace apenas 10 años un consejo básico era ‘el ordenador no debe estar en la habitación del niño, debe estar en el salón de casa. En una sala común donde pasa gente donde se pueda supervisar más o menos lo que hace el niño’, pero es que ahora hay móviles, tablets y de todo. Entonces claro no me parece muy buena idea que a las tres de la madrugada un niño pueda estar navegado por internet y los padres no sepan lo que hace. Hay muchos peligros, estafas, juegos,… no sé cómo se haría ahora. Habrá que ver la manera de organizar todo esto. Claro, quizás una cosa demasiado nueva a la que nuestra sociedad todavía no se ha adaptado, es decir el tabaco, el alcohol con los cuales con uno convivimos desde hace quinientos años y con el otro desde hace tres mil años, tenemos normas claras. Nadie pensaría en dejar que un niño de cinco años beba o fume, ni siquiera los padres que beban y fumen y que les parece bien, piensan que un niño de cinco años pueda hacer eso. En cambio el ordenador, internet nos han pillado como sorpresa. Algún día tendremos normas claras. Llegará un día en que si tú le dices a tu hijo que no puede navegar a partir de tal hora o no puede entrar en tal página le parecerá lo más normal del mundo porque a sus amigos les dicen lo mismo. Pero claro estamos en una fase que sería el equivalente: tú le dices a tu hijo que no puede beber whisky y te contesta “pero si a Manolo le dejan”. No a ver, a nadie le dejan beber whisky. Todos estamos de acuerdo en ciertas cosas pero no hemos llegado a este consenso social de cómo manejar las nuevas tecnologías con los niños.

A.S.: Tengo dudas en el orden, en limitaciones. ¿No las dice?. C.G.: Pues claro que no, solo faltaría lo que tengo que decir a la gente lo que tiene que hacer en su casa, son mayorcitos. La clave ¿es ser flexible, dentro de unos parámetros? Bueno como se es en todo. Es decir, es que es eso, no hay padres que dejen fumar a un hijo de cinco años porque como no saben poner límites le han dejado fumar, ¿verdad que saben cómo evitarlo? bueno, pues lo mismo tendrás que hacer en otras cosas. Y en unas tendrás más razón que en otras. Creo que nadie deja a su hijo fumar, ni beber pero mucha gente le da caramelos y galletas. ¿Es igual de grave, no? depende de la cantidad, si pero ¿cuál es la cantidad correcta? habrá padres que habrán decidido que solo puedes comer un caramelo por semana; y habrá padres que le dan dos caramelos al día. ¿Es mejor o peor?, ¿se va a morir antes o después?, no lo sé. La gente se aclara. Es decir, estará más o menos en lo cierto pero bueno tomas una determinación la llevas a cabo. Sabes en qué determinaciones sabes ceder o ser flexible y en cuáles no. La gente lo va haciendo no hay tanto problema. Mis libros no van dedicados a decirles a los padres lo que tienen que hacer, todo lo contrario. Que existían libros que te decían lo que tienes que hacer en cada momento y como no hagas esto te vas al infierno… mi propósito era contarles a los padres que no, les estaban engañando. Hay ciertas cosas que las haces porque las haces y porque te da la gana y no pasa nada.

A.S.: Un supuesto: estamos en un restaurante, y hay plato único ‘paella’, y el niño no quiere, ¿qué haces?. C.G.: Pues si no quiere comer, no come. No pasa nada. A ver si el niño espontáneamente me dice algo así como “no quiero paella, quiero lomo con patatas” pues yo pediría lomo con patatas. No cuesta nada, que cada uno pida lo quiera. A ver si el niño me pide una comida más o menos razonable que quizás no sea lo más sano del mundo que no hace falta ser los más vegetarianos pues se pide. Otra cosa sería que estamos en casa de la abuela que ha hecho paella y no hay otra cosa. Pues claro, no se va a poner la abuela a hacer lomo con patatas, vete a comprar lomo a la tienda porque no hay lomo en casa. Pero si estamos en un restaurante, no debería de haber problema. Pero si el niño no quiere comer pues punto, no voy a decirle “venga un poquito de lomito con patatitas…”

A.S.: Hay parejas que no quieren tener hijos por si les sale un NINI. ¿Qué les diría?. C.G.: Ay, no sé. Cada cual debe tomar su decisión y desde mi punto de vista cuantos menos niños tengan los demás mejor, porque habrá más sitio para los míos. Les diría que ellos se lo pierden pero por otra parte lo que estoy viendo es que no querían tener hijos y que se dan cuenta que si justo a los 45, y venga las carreras. Una de la consultas que me hacen más madres “si el tratamiento de la fertilidad ¿es compatible con la lactancia?”, porque están ¡bueno!, después de la primera fecundación in vitro están como locas para la segunda. Haberlo pensado un poco antes, piensa a veces. La pura verdad es que lo seres humanos deseamos tener hijos. Es un deseo humano, y la prueba es la cantidad de gastos, de sufrimientos que la gente está dispuesta a soportar con tal de hacerte una fertilización, con tal de adoptar un niño ruso. No haces el mismo esfuerzo para otras cosas, es decir te compras un coche porque te lo venden en la esquina. Si tuvieras que ir a Rusia a comprarte un coche muy poca gente iría. Tener un hijo llega un momento que las personas están dispuestas a casi todo. Y la lástima es que muchos se dan cuenta demasiado tarde. Les han hecho creer que tener hijos no es importante, que lo importante es realizarte como persona, profesión, no sé qué, no sé cuantos… y de pronto llegas a una edad que te das cuenta que son chorradas que lo que querías era tener un hijo.

IMG_2955

A.S.: Le suena si le canto “Niño deja de joder con la pelota” de Joan Manuel Serrat, ha calado hasta en los destinos de relax. Precisamente en esta isla como en otros destinos turísticos se ofrecen hoteles sin niños, ¿qué le parece?. C.G.: A ver cada uno es muy libre de ir al hotel que quiera. Yo personalmente no preferiría ir a un hotel o restaurante que no haya niños. No hasta el punto de decir “nunca pisaré ese hotel”, si me encuentro que es el que mejor está situado pues más barato que el otro, o algo por el estilo a lo mejor voy, ahora, si me dan a elegir y si están cerca y con precios similares y todo eso prefiero un sitio donde haya niños. Sin niños es aburrido. De la misma manera que cuando sea viejo espero poder ir a algún centro cívico donde haya niños, y no ir a un centro de jubilados donde solo puedas jugar al dominó con otros viejos. Creo que es importante que las generaciones estén juntas y por desgracia nuestra sociedad tiende a separarlas. Es decir, la mayoría de los niños no hablan jamás con un adulto que no sea familiar suyo o profesor. Y mucho menos con un anciano, sino es tu abuelo es imposible. Y encuentro que es una lástima, no hay actividades intergeneracionales, si siquiera pueden relacionarse niños de distinta edad. Un niño de cinco años suele hablar con un niño de ocho si es su hermano, fuera del hermano irá a la clase de cinco años irá a grupo de basket o de futbol, siempre exactamente la misma generación. Habría que buscar otras cosas de tipos que hacer.

IMG_2960

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>